domingo

¡¿ HASTA CUANDO !?

Clemens Gnadinger pide dignidad y respeto para Man

Clemens Gnadinger pide dignidad y respeto para Man
Actualidade | Publicada: 05/02/2016
Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto
43 4 0
El sobrino del Alemán de Camelle pide dignidad y respeto con las cenizas de su tío.
Rafael Lema
Clemens Gnadinger sobrino de Manfred Gnadinger, Man de Camelle, pide al alcalde de Camariñas Manuel Valeriano Alonso de León "dignidad y respeto" con las cenizas de su tío, que pese a un acto simbólico de depósito de las mismas en su casa museo hace tres años de hecho no se ha llevado a cabo todavía la ceremonia oficial de enterramiento. Clemens cree que ya ha pasado mucho tiempo desde la muerte de su tío y no se han cumplido sus últimas voluntades.

Además desea saber en donde están sus restos y qué se va a hacer con ellos. El sobrino de Man estuvo varias veces en Camelle, la última hace dos años, invitado por amigos de su tío de Ponte do Porto. Clemens vive en Hamburgo y siempre se preocupó por el futuro del legado de su tío, al igual que un hermano residente en el solar familiar, que fue el único pariente que visitó Camelle y el que guardaba relación epistolar con Man, pero ya falleció. A Clemens le da mucha pena ver el estado de la casa museo de Man, y como se desmorona cada temporada y se pregunta si "¿van a hacer algo para recuperarla?".
Desde el Concello de Camariñas ya anunciaron la colocación de la cubierta de la casa y el pintado de las paredes pero sobre el entorno los técnicos no se ponen de acuerdo y la visión más común, y más fácil, es dejar que la naturaleza se vaya comiendo el legado como un actor más dentro del land-art al que se podría inscribir la ecléctica obra del anacoreta alemán. Una de las opciones barajadas por el Concello con respecto a la urna de cenizas de Man es colocarla dentro de la casa museo. Otra, tenerla en un espacio del actual Museo Man de Camelle, presupuestada con el dinero que el conselleiro Xesús Pérez Varela les retiró a los organizadores de la entrega de los Premios Max en Vigo, y que guarda sus esculturas, dibujos y utensilios.
Clemens recuerda que "hace más de tres años mi tío Manfred Gnädinger fue incinerado para así poder ofrecerle su lugar de descanso. Uno de los pocos deseos que quedó reflejado en su testamento era precisamente el de que sus cenizas fuesen depositadas en su pequeño museo. Pienso que esto debería ser respetado ante todo". Por eso se duele el familiar que "en la celebración del 28 de diciembre del 2012, acto en el que usted también estaba presente, y siempre a mi lado, se depositó la urna simbólicamente delante de la puerta de su museo y en especial, ¡para la prensa!". Clemens creyó que su visita de entonces era para dar enterramiento a las cenizas y al no entender español ni ser informado por los organizadores se encontraba confundido, y tardó en entender el proceso. Incluso creyó durante el acto que el alcalde era el encargado de la funeraria y por ello preguntó a una amiga que sabía alemán "¿por qué la gente saluda tanto al señor de la funeraria?.

"Yo albergaba la esperanza de que Man fuese enterrado pocos días después de este acontecimiento en su museo, tal y como él lo expresó en su testamento. Lamentablemente no sucedió así. Todo en vano. Primero se dijo que no era posible, ya que el frío impedía trabajar. Después que si había que reparar la puerta antes de colocar la urna. Más tarde que si no había permiso, que sí había que traer una grúa para poder hacer el hoyo? Tan solo pretextos y disculpas. Nada serio" se lamenta el sobrino de artista.
"Con el tema de la urna, más de lo mismo: primero que se encontraba en la Casa de Cultura de Camelle, también que supuestamente estaba en casa de una vecina de Camelle. Mercedes Martín González me aseguró en una reunión de la fundación a principios del 2014 que las cenizas estaban siendo custodiadas en el propio Ayuntamiento de Camariñas. Nunca llegué a verlas. ¡Realmente todo un misterio!" indica Clemens.
"Todo esto resulta para mí absolutamente increíble" dice el pariente, y por ello Clemens cree que es obvio que tanto al alcalde como al pueblo "les trae sin cuidado el destino de Man. Lo mismo da que las cenizas sean depositadas o no". "Así como también me da la impresión, y cada vez estoy más seguro de ello, que a todos ustedes les parece bien que tanto el museo como su entorno siga deteriorándose y desmoronándose cada vez más" insiste el joven, en una crítica también muy frecuente en Camelle. Por ello se pregunta "si desde un principio estaba claro que no había interés ninguno en depositar sus cenizas en el museo, ¿por qué se le incineró? ¿Por qué Man después de más de tres años todavía no está enterrado en su museo? ¿Cuándo llegará por fin ese día ?". Man fue enterrado en 2002 con funeral católico en un nicho cedido por el entonces párroco local Eulogio Cousillas en el cementerio parroquial de Camelle, un lugar que enseguida se convirtió en punto de visita para los muchos amantes de la obra de man. Por ello el pariente no se explica por qué fue retirado de aquel espacio para andar con sus cenizas de un lado para otro. Clemens finalmente hace una petición con dolor y rabia a las autoridades locales pero en cierta parte también a la sociedad a la que man dejó su obra y también 125.000 euros, que se llevó el estado español "¡Simplemente pido dignidad y respeto para Man".
FOTO PORTADA- ANTONIO NODAR

martes

NUEVAS NOTICIAS EN UN NUEVO MARTES 13

Las fechas extrañas persiguen a Man. Hoy, "martes 13", ha salido en la prensa una información sobre la restructuración del patronato de su Fundación, una entidad que nació hace varios años con muy buenas perspectivas, importantes apoyos políticos e intelectuales y ningún resultado práctico para la conservación de la obra del artista.

Ésta es la noticia publicada en La Voz de Galicia:


Al parecer, viejos colaboradores de la Fundación se harán cargo de la "dirección técnica" del nuevo patronato que aún está por ver. Nuestro mayor deseo es que esta vez sí vayan en serio.


Pero de momento sólo tenemos nuevos grandes planes y halagüeñas perspectivas con las mismas palabras bonitas de siempre. Y nosotros nos preguntamos: ¿Hasta cuando seguirán las cenizas de Man "almacenadas" en el local de las palilleras de Camariñas? ¿Hasta cuando seguirá destruyéndose su caseta y el entorno de su museo, que es lo que en primera instancia va a ver la gente que visita Camelle?
Para promocionar con éxito una obra como la de Man primero hay que creer de verdad en ella y respetar con hechos a su creador, y luego trabajar con ahinco sin esperar nada material (política incluída) a cambio.

Ojalá, aunque sólo sea por una vez, el martes 13 resulte para Man la fecha de la definitiva buena suerte.


 

¿QUIÉN ENTIENDE ESTO?

UN CONSTRUCTOR SE OFRECE PARA REPARAR GRATIS LA CASETA, LA ASOCIACIÓN DE VECINOS ABANDONA EL PATRONATO DE LA FUNDACIÓN Y LAS CENIZAS DE MAN SIGUEN SIN ENTERRAR A ¡DOS MESES! DE SU PUBLICITADA EXHUMACIÓN.
¿ALGUIEN ENTIENDE ESTO?


lunes

EL SOBRINO NO LO ENTIENDE, Y YO TAMPOCO


INFORMACIÓN APARECIDA HOY EN LA VOZ DE GALICIA. CREO QUE SE EXPLICA POR SÍ SOLA.

 «No entiendo que las cenizas de Man sigan sin enterrar»
(Hacer click en el link para leer la noticia)

TENIENDO EN CUENTA LA INCAPACIDAD PALMARIA DE LOS ENCARGADOS DE HACERLO, ¿NO SERÁ HORA YA DE HACER ALGO CON NUESTRAS PROPIAS MANOS PARA  SALVAR EL LEGADO DE MAN?
UNA PERSONA SOLA POCO PUEDE HACER, MIL PERSONAS UNIDAS PUEDEN VOLTEAR EL MUNDO.

viernes

¿ESCARNIO?

El 28 de diciembre escenificaron en Camelle una ceremonia con el entierro simbólico de las cenizas de Man, publicando que al día siguiente se haría en privado el entierro definitivo.
Ahora, 13 días después, sale la noticia de que aún no han hecho nada, que lo harán "este mes" y que las cenizas están "a buen recaudo" (sic).
Parece una especie de escarnio permanente, inmerecido e injustificado...



Éste es el link a la información publicada hoy en la prensa:
El Concello de Camariñas enterrará en los próximos días las cenizas de Man de Camelle

sábado

REPRODUZCO TEXTUALMENTE LA NOTA PUBLICADA EN LA VOZ DE GALICIA

El Alemán de Camelle regresará a su tumba en el décimo aniversario de su muerte

El Concello de Camariñas y la Fundación Man preparan para el día 28 un acto de recuerdo de Man

El Concello de Camariñas y la Fundación Man ha preparado un acto para conmemorar el décimo aniversario de la desaparición del artista Manfred Gnädinger, el Alemán de Camelle, que el día de los Santos Inocentes del 2002 fue hallado sin vida en su humilde vivienda. El día 28, a las ocho de la tarde, se celebrará ante el museo de Man un acto que consistirá en la instalación de una urna con las cenizas del artista en la chabola en la él vivió entre 1961 y el 2002, fecha de su fallecimiento. La muerte del anacoreta aconteció en plena crisis del Prestige. Un corte fúnebre acompañará los últimos restos del escultor desde la sede de su fundación hasta la chabola.
Las autoridades locales de Camariñas quieren dar de este modo cumplimiento a los deseos de Manfred manifestados en su testamento. Este acontecimiento será completado al día siguiente con la inauguración de una exposición sobre el Alemán que se titula «Man, sempre na nosa memoria», así como la presentación del libro «Man, O Alemán de Camelle», un cuento infantil de Beatriz Maceda.
El Concello de Camariñas no solo conmorará estos días la desaparición del Gnädinger, sino que también tendrá un acto de reconocimiento para los voluntarios que limpiaron el chapapote del «Prestige». Así el día 29, las autoridades municipales descubrirán una placa en la Casa de Pecra como muestra de agradecimiento. El acto será a las 12 del mediodía. Seguidamente también se inaugurará una exposición titulada «Prestige, sempre na nosa memoria». Esta muestra parmanecerá abierta en la casa de cultura camariñana hasta el día 5 de enero. El público podrá ver cuadros de 29 artistas canarios, así como parte de la obra de la burgalesa Rosario Palacios Orive.
En todos los actos previstos por el Concello de Camariñas actuará el coro municipal de mujeres.

martes

FALTA UN ABOGADO EN EL JUICIO DEL PRESTIGE


  Luego de diez interminables años de espera acaba de comenzar el proceso del Prestige. Un juicio que está previsto se extienda unos siete meses, como mínimo hasta mayo del 2013. 
Como casi todos sabemos, tres personas están sentadas en el banquillo de los acusados de este macro juicio: el capitán Apostolos Mangouras, su jefe de máquinas Nicolás Argyropoulos, y el entonces director de Marina Mercante y hoy funcionario jubilado José Luis López Sors.   
Solo para el capitán Mangouras -el principal imputado- la fiscalía solicita doce años de prisión, 43.200 euros de multa, cinco años de inhabilitación profesional y el pago de 2.200 millones de euros en concepto de indemnizaciones. Según algunas fuentes consultadas, a sus 77 años el marino retirado es propietario de un apartamento en Grecia y de la mitad del coche que conduce su hija, algo que habla con suficiente claridad de su solvencia económica.
Dadas sus edades resulta improbable que el capitán Mangouras y su jefe de máquinas vayan a la cárcel o cumplan años de inhabilitación profesional, y ni hablar de que puedan pagar una ínfima parte de los miles de millones reclamados. Por supuesto que nadie espera que los desaparecidos armadores del petrolero resuciten, dispuestos a desembolsar aunque sea un céntimo de lo reclamado a sus marinos. Y si por casualidad en el juicio triunfan las tesis que apuntan a la responsabilidad directa en el accidente del estado español, personificado en el imputado José Luis López Sors, muy probablemente el coste final de las indemnizaciones solicitadas lo asuman los  maltrechos bolsillos de los ciudadanos a través de esa bolsa sin fondo aparente a la que algunos llaman "las arcas del estado".
Sabemos que una persona murió como consecuencia del accidente del Prestige: Manfred Gnädinger, el alemán de Camelle. Algunos dicen que se dejó morir de pena al ver arrasada la obra de toda su vida y otros argumentan que la prolongada exposición al azufre que emanaba del chapapote envenenó su deteriorado organismo. No tuvo autopsia y siempre quedará la duda. Pero lo que nadie niega es que Man perdió su museo, y la vida, como consecuencia del accidente del viejo petrolero. Es el gran damnificado del desastre del Prestige.
Y resulta curioso, en el juicio hay unas 1.500 partes afectadas personadas, agrupadas en 55 acusaciones diferentes asistidas por unos 70 abogados. Son los representantes de los ciudadanos particulares, cofradías de pescadores, asociaciones y movimientos sociales que exigen justa indemnización por los daños recibidos; pero nadie, ni siquiera Nunca Máis que en su momento lo usó como bandera revindicativa, ha querido representar los intereses de Manfred Gnädinger en el proceso del Prestige.
El único que lo perdió todo en aquel desastre es el único que carece de voz para exigir una mínima reparación material, en este caso para reparar los daños producidos en su museo por el chapapote. Y, mientras tanto, su legado, que también es de toda Galicia y del arte universal, se sigue deteriorando dicen que por falta de recursos. ¿Cuánto puede costar la reconstrucción de una caseta de seis metros cuadrados y su entorno?
En verdad, falta un buen abogado en el juicio del Prestige.

lunes

MAN EN EL MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO DE VIGO


 DESDE EL 5 DE OCTUBRE DE 2012 HASTA EL 31 DE MARZO DE 2013 EL MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO DE VIGO (MARCO) ACOGE LA EXPOSICIÓN "A BALEA NEGRA", PROYECTO QUE PARTIENDO DEL DESASTRE PROVOCADO POR EL NAUFRAGIO DEL PRESTIGE "SE  ABRE A TEMAS TAN DIVERSOS COMO LA EXPLOTACIÓN DE LA NATURALEZA, EL COLONIALISMO, LA HISTORIA DE LA MODERNIDAD, EL MITO DEL PROGRESO INDEFINIDO, EL COMERCIO MARÍTIMO, LA GLOBALIZACIÓN O LA GUERRA" COMO BIEN REFLEJA EL COMISARIO DE LA EXPOSICIÓN, PEDRO DE LLANO
 


 EN EL VESTÍBULO DEL MUSEO Y COMO PREÁMBULO DE LA EXPOSICIÓN SE EXPONEN DOS PIEZAS CON UN ALTO VALOR SIMBÓLICO: UN CRÁNEO DE BALLENA PROCEDENTE DEL MUSEO DE MAN Y EL ÚNICO FRAGMENTO METÁLICO QUE SE CONSERVA DEL PRESTIGE
 


  EL NOMBRE DE LA EXPOSICIÓN, "BALEA NEGRA", PROVIENE DE UN SUEÑO PREMONITORIO DE MAN  PUBLICADO POR FARO DE VIGO TRES SEMANAS ANTES DE SU FALLECIMIENTO
 EN ESE SUEÑO, AL CONCLUIR LA INVASIÓN DEL CHAPAPOTE EL CADAVER DE UNA ENORME BALLENA NEGRA RECALABA EN EL MUSEO TRAÍDA POR LA MAREA, MAN LA ENTERRABA CON SUS MANOS Y ALLÍ MISMO ENTREGABA SU ALMA...
 TAMBIÉN DIJO MAN EN ESOS DÍAS QUE CON EL ESQUELETO DE LA BALLENA NEGRA SE CONSTRUIRÍA LA MÁS GRANDE DE SUS OBRAS. VIENDO CÓMO MARCHAN LAS OBRAS DE DESTRUCCIÓN DEL LEGADO DE MAN ME PREGUNTO HOY, ¿SE CUMPLIRÁ ALGÚN DÍA ESA PARTE DE SU SUEÑO?



 

jueves

MAN EN LA REVISTA "QUÉ LEER"

La revista de literatura Qué Leer, una de las más importantes de España, acaba de publicar en su web una crónica de Hugo Izarra sobre la situación actual del legado de Man.
Éste es el enlace a la publicación; los comentarios, sobran:

martes

A PUNTO DE CUMPLIRSE EL DÉCIMO ANIVERSARIO

EL  REFUGIO  DE  MAN  SIGUE  DESTRUYÉNDOSE,  CUBIERTO  POR  UNOS  PLÁSTICOS  QUE  RECUERDAN  DEMASIADO  AL  CHAPAPOTE  DEL  PRESTIGE
 
                        
FRENTE  A  LA  PUERTA  DE  LA  CASETA  ALGUNOS  DEJAN  VELAS  Y  PEQUEÑAS  PIEDRAS  
      

Y,  A  PESAR  DEL  RUINOSO   ESTADO DEL   MUSEO,   EL  DESFILE  DE  VISITANTES  ES   INTERMINABLE



miércoles

APARECEN EN ALEMANIA NUEVAS OBRAS DE MAN

                                                                                     (Foto Clemens Gnädinger)

El Link que aparece a continuación da acceso a la noticia sobre el reciente hallazgo de nuevas obras de Man


Y mientras tanto su legado en Camelle sigue destruyéndose. Así está la caseta, el alma del museo, cubierta de poilietileno

                                                                                   (Foto Ana García, La Voz de Galicia)

viernes

TRAS LAS HUELLAS DEL TÍO PERDIDO

 

 Clemens Gnädinger, sobrino de Man de Camelle, vino esta semana a Galicia con el objetivo de conocer el legado artístico de su tío desconocido. Y encontró lo que todos aquí sabemos, y lamentamos.
Estos son los links a las interesantes entrevistas que le hicieron A Nosa Costa y La Voz de Galicia: 


domingo

CONVOCAN VELADA EN CAMELLE POR EL NOVENO ANIVERSARIO DE LA PARTIDA DE MAN

La Fundación Man ha distribuido una Nota de Prensa que creemos necesario divulgar por todas las vía posibles:

 Os voluntarios da Fundación Man de Camelle, están a organizar unha velada a noite do 27 o 28 de decembro, con motivo do 9º aniversario do falecemento de Manfred.
Como resposta a impasibilidade das administracións con respecto a Obra do alemán convocan a todos aqueles “indignados” a que veñan a Camelle a tarde-noite do 27 de decembro para demostrar as administracións, que somos moitos os que pelexamos porque Man sexa recoñecido como artista, e se arranxe o seu museo.
Durante a noite poderase estar na casa da cultura, ao resgardo da chuvia e o frío se fai falla.
Para poder saber cantas persoas acudirán, decidimos que cada persoa ingrese a cantidade simbólica de 1 Euro, na conta aberta para tal fin na Caixa Galicia Nª 2080-0080-54-3040006583 co seu nome, e a cambio darémoslle un café o chiculate durante esa noite.
Ademais durante esa semana de Nadal, do 26 o 30 de decembro, haberá na Casa da Cultura unha semana adicada ó reciclaxe, na que se poñerán a venda todo tipo de cousas de segunda man ou recicladas. Será un bo momento para mercar os regalos de Reis.
Todas aquelas persoas interesadas poderán poñerse en contacto en el correo electrónico museodeman@camarinas.net

lunes

VIDEO CON IMAGENES INÉDITAS DE MAN

Cuando nos aproximamos al noveno aniversario de la tragedia, ha aparecido en youtube un vídeo de Orestes Pérez con escenas inéditas de Man y su museo, filmadas en 1986.
El vídeo, de 21 minutos de duración, comienza con una interesante descripción de la Costa da Morte de aquellos años y a partir del minuto 7:30 se sumerge en el mundo del alemán de Camelle. 
Gracias a Orestes Pérez, por compartir este bello testimonio que nos ayuda a mantener viva la memoria de Man.

Éste es el enlace al vídeo:

sábado

HOMENAJES ANÓNIMOS AL ALEMAN DE CAMELLE EN SU PROPIO MUSEO

Coincidiendo con la avalancha de turistas y visitantes del verano, en las últimas semanas han aparecido pequeños montículos de piedras y otros aportes entre los restos del museo de Man. Espontáneas actuaciones de los cientos de personas que aún siguen viajando hasta Camelle sólo para confirmar el increíble deterioro  de una obra que merece y reclama un mejor destino.
Aquí van las fotos de algunos de estos sinceros homenajes que demuestran que, tras nueve años de apatía oficial, Manfred Gnädinger aún tiene defensores dispuestos a actuar 






domingo

CONTINÚAN DESVANECIÉNDOSE LOS SUEÑOS DE MAN

El diario El Mundo publicó el pasado día 17 un reportaje sobre el legado de Man que constituye una certera radiografía de la  situación actual.
Si quieres leerlo, puedes hacerlo en este link


Algunos no comprenden (o no quieren comprender) que lo verdaderamente importante de Manfred Gnädinger no son sus piedras o pinturas, sino su actitud ante la vida en un mundo cada vez más "macdonalizado". Y  es esta actitud, con sus valores universales y contemporáneos, la que deberían promocionar los interesados en preservar su legado. 
"That is the cuestión" diría el torturado de Hamlet, de estar involucrado en este asunto. 

Y, mientras tanto, la gente sigue yendo espontáneamente a Camelle, sólo para ver cómo crecen los destrozos en el museo de Man.... "¡Qué pena!" exclaman muchos, y siguen adelante






viernes

ACERCA DE MAN

ATARDECER EN EL MUSEO, AÑO 1986 (Fotografía de Manolo Pose)



EMMA COHEN EN EL MUSEO. FOTO DEDICADA A  MAN, AÑO 1977


"UNA NIÑA ME PREGUNTA"
DE UNA CARTA DE MAN A SU HERMANO ROLAND:

Una niña me pregunta: “¿Por qué vas a la iglesia?"
Le pregunté a la madre: “¿Por qué pregunta ella siempre esto?" 
La madre respondió: “Para los niños tú eres Jesús”

domingo

MURO DEL CEMENTERIO DE CAMELLE


                                                                                                                  Autorretrato

LOS ACUERDOS DEL PARLAMENTO GALLEGO SOBRE EL LEGADO DE MAN

   El 19 de junio de 2009 la Comisión de Cultura del Parlamento gallego aprueba por UNANIMIDAD una propuesta del PSOE que insta a la Xunta de Galicia a "realizar un estudio y catalogación del conjunto de la obra de Man de Camelle en un período no superior a seis meses", "analizar si procede la inclusión de la obra de Man de Camelle como Bien de Interés Cultural (BIC) y a "apoyar activamente todas las inciativas que se promuevan para la conservación del conjunto de la obra de Man de Camelle".
   El texto de los acuerdos se muestra continuación, y puede leerse directamente en el boletín Oficial del Parlamento de Galicia No. 38, VIII lexislatura de fecha 23 de xuño de 2009 (www.parlamentodegalicia.es)  




Han pasado 21 meses de este acuerdo tomado, para variar, con el voto unánime de todos los grupos parlamentarios y lo único que se ha hecho es incluir a la Fundación Man en el registro de fundaciones de interés gallego. Lo insólito es que nadie, institucionalmente, se ha preocupado por corregir esta situación. ¿Funciona siempre así nuestro parlamento? ¿Demagogia o incapacidad? En ambos casos el resultado es el mismo: así está en estos momentos el interior de la caseta de Man.

sábado

CANARIAS TAMBIEN TIENE SU ALEMÁN DE CAMELLE

ES CURIOSO, HACE UN PAR DE MESES TROPECÉ EN MIAMI CON EL MUSEO DE CORAL DE ED LEEDSKALNIN, UN HOMBRE CON UNA TRAYECTORIA VITAL MUY PARECIDA A LA DE MAN. 

AHORA ACABO DE ENCONTRAR EN CANARIAS OTRO MUSEO, Y OTRO HOMBRE, CON UNA ACTITUD ANTE LA VIDA SIMILAR A LA DE NUESTRO ALEMÁN DE CAMELLE, DEL QUE SE DICE ADMIRADOR.

LA VERDAD ES QUE YO NO LOS BUSCO; LOS ENCUENTRO EN EL CAMINO...

 AQUÍ VA UN PEQUEÑO "VIDEO" FOTOGRÁFICO DEL MUSEO DE JUAN, EL DE CANARIAS

  video

martes

27 DE ENERO

EN EL 75 ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE MANFRED GNÄDINGER
PARA GALICIA Y EL MUNDO: FRENTE AL PRESTIGE DEL OLVIDO, SALVAR EL LEGADO DE MAN

domingo

CORAL CASTLE Y EL ALEMÁN DE CAMELLE

video
(Música del grupo Madredeus: "O espíritu da paz") 

   Hay un increíble parecido entre la historia de Manfred Gnädinger y la de Ed Leedskalnin. La única gran diferencia entre estos dos anacoretas radica en que, tras su muerte, al museo de Ed en Miami le han protegido y divulgado, y al de Man en Camelle -a pesar de las buenas intenciones de todos- en la práctica lo han desprotegido.

ES LO QUE HAY

sábado

NADIE HACE NADA EFECTIVO PARA FRENAR LA DESTRUCCIÓN DEL LEGADO DEL ALEMÁN DE CAMELLE

 Autorretrato de Man

   El último temporal ha causado destrozos irrecuperables en el Museo de Man.
Muchos se llevan las manos a la cabeza, lamentando los daños provocados por el mar. Pero si el museo sigue desmoronándose es porque en los últimos ocho años NADIE  ha hecho algo efectivo para protegerlo. Palabras bonitas y actos institucionales han sobrado, los hechos concretos siguen brillando por su ausencia.

   Los siguientes fragmentos corresponden a una carta que Man dirigiera en 1986 a Camelle y al concello de Camariñas. Pudieran haber sido escritos esta mañana, porque la situación es la misma.


(Para leer el texto, hacer click sobre la imagen)



Algo hay que hacer para intentar salvar el legado de Manfred Gnädinger. Y tendremos que hacerlo los que nos consideramos sus amigos, con nuestras propias manos.

viernes




LA SEGUNDA Y LENTA AGONÍA
DE MAN DE CAMELLE

Seis años han transcurrido desde los sucesos del Prestige, la catástrofe ecológica que despertara la conciencia colectiva de Galicia y España. “Nunca Máis!” fue el grito unánime que enfrentó al apestoso chapapote que enmerdaba la costa gallega.
Con el paso del tiempo la normalidad, al parecer, ha retornado. La naturaleza se regenera, pero las vidas perdidas no retornan. En el caso del Prestige, una escuálida figura representó, sin proponérselo, el lado humano de la tragedia: Manfred Gnädinger, el alemán de Camelle, se dejó morir en su casa-museo de la Costa da Morte, abrumado por la marea negra que destruía la obra de toda su vida.
La foto del barbudo Man, llorando su desesperación pocos días antes del lamentable final, recorrió el mundo convertida en la cara visible de la catástrofe. Meses después (en marzo de 2003) el Grupo Mixto, con la participación del BNG y respaldado por el PSOE, presentó en el Congreso de los Diputados del estado español una proposición dirigida a “la conservación y difusión del legado artístico de Man”. Esta proposición fue rechazada por la mayoría parlamentaria entonces existente, con sólo seis votos de diferencia. Mientras, en las calles de Madrid, en multitudinaria manifestación, cientos de pancartas con la foto del artista proclamaban: “Man estás aquí”. El alemán de Camelle se había convertido en el símbolo de la rebelión ciudadana frente a la ineficacia oficial.

Man, el alemán de Camelle, fascina después de muerto casi con la misma intensidad conque se le rechazó en vida. Destacados intelectuales le han dedicado artículos y crónicas; la libreta “Man por Man” continúa recibiendo adhesiones en internet; el cantautor catalán Joan Isaac y la inefable Ana Belén grabaron una canción compuesta en su memoria; la compañía de teatro Diritambo le ha dedicado la obra “El arquitecto del mar”; el cineasta y político francés Noel Nameré realizó un magnífico documental sobre su vida, divulgado en la televisión francesa e inédito en Galicia; la editorial Xerais publícó un libro del poeta Xoan Abeleira que analiza su obra artística; la pintora burgalesa Rosario Palacios le dedicó una serie de interesantes cuadros, al igual que un destacado grupo de pintores baleares; Bernardo Cequera, documentalista germano-venezolano, produjo un impactante filme que reconstruye la vida de Man en Alemania y Galicia. Y así, a menudo recibimos noticias parecidas. Lo cierto es que la sola mención del nombre del artista genera interés y admiración en muchas partes del mundo.

Y mientras tanto, ¿qué ocurre con el legado de Man? En Camelle se contruyó una Casa de Cultura que lleva su nombre y acaba de iniciar sus trabajos la Fundación que gestionará el legado del artista. Algunas actividades importantes se realizan o están en proyecto; pero los trámites burocráticos son increíblemente lentos y nada ha podido hacerse aún por restaurar su casa-museo, cuyo techo puede derrumbarse en cualquier momento. Todo esto ocurre a pesar de que Manfred Gnädinger dejó en el banco una cuenta de 120 000 € con el deseo expreso, reflejado en su testamento, de que ese dinero se dedicara a proteger su obra. Los 120 000 euros fueron a parar a manos de Hacienda, al no utilizarse en el tiempo estipulado por la ley.





EN ESTAS CAJAS PERMANECIÓ DURANTE CASI SEIS AÑOS UNA PARTE DEL LEGADO DE MAN















ASÍ CONTINÚA EL INTERIOR DEL MUSEO


La realidad es que el insólito museo de piedras que el “tolo” alemán construyera durante cuarenta años se desintegra a ojos vistas. Ésto lo perciben las cientos de personas que aún continúan visitando el lugar y constatan con asombro que el alemán de Camelle está viviendo, a pesar del esfuerzo de muchos, su segunda y lenta agonía.



UNHA PEDRA POR MAN
agosto de 2008
Jueves de cielo encapotado y viento friolero. Buen día para permanecer a cubierto, disfrutando de la tele o la buena compañía.
En el paseo de Camelle los camiones, cargados con enormes piedras, trabajan en la ampliación del dique. Ajenos a las ruedas de los vehículos, un animado grupo de personas observa las ruinas del museo de Man. Me acerco al grupo. Proceden de Madrid, Huesca, Ribadeo y León. No es extraño que gentes de tan variado origen confluyan allí: el Museo do Alemán es un sitio destacado en todas las guías turísticas de la Costa da Morte.
Murió de pena, cuando el Prestige” comenta en voz baja una señora. “Dejó ciento veinte mil euros para la conservación de éste museo” señala un hombre de castellano acento. “¿Y dónde está ese dinero?” pregunta, sorprendida, la señora. “Hacienda somos todos” ironiza el castellano. Silencio. Nadie ríe el chiste, macabro y veraz.













Ya sabemos que hay grandes proyectos con el legado de Man. Pendientes –los proyectos- de la concesión de subvenciones y algún otro indescifrable etcétera administrativo. “Grandes proyectos y nulos resultados” escribiría en uno de sus aforismos el tozudo alemán, si pudiera.
Cerca de la entrada del museo de Man una hoja de papel plastificado proclama: “Unha pedra por Man”. Mientras, los camiones continúan, incansables, arrojando al mar los bloques de granito que prolongan el dique de Camelle, un puerto donde cada año son menos los barcos que faenan. Es lo que hay.



LA INICIATIVA MAN DE CAMELLE
La idea de echar a andar la Iniciativa surge a mediados del año 2006, como una respuesta espontánea al desinterés oficial por proteger la obra de Man. Ante todo nos basamos en el insólito incumplimiento de su testamento, donde instituye "heredero de todos sus bienes, derechos y acciones, al estado español" y pide que su museo sea conservado por éste para ser destinado "ser destinado a fines culturales"; también pide en el testamento que "a su fallecimiento, su cuerpo sea enterrado en dicho museo o sepultado en el mar".



TEXTO DEL TESTAMENTO (ESTOS Y LOS SIGUIENTES DOCUMENTOS PUEDEN LEERSE HACIENDO CLICK SOBRE EL MISMO)

Basándose en lo establecido en la Ley 4/2001 "Reguladora del Derecho de Petición", la Iniciativa promovió una recogida de firmas para solicitar a la Xunta de Galicia actuara para preservar el legado de Man, como parte del Patrimonio cultural gallego.


TEXTOS, EN GALEGO Y CASTELLANO, DE LA SOLICITUD




















Las 2 144 firmas recogidas fueron entregadas oficialmente a la Xunta en enero de 2007
En el propio mes de enero de 2007 la Secretaría Xeral da Presidencia da Xunta acusó recibo de la recepción de la petición, señalando que la misma se había trasladado a la Consellería de Cultura y Deportes para su conocimiento y efectos oportunos.

Tras una prudencial espera y en vista de que no se producía ningún resultado práctico, la Iniciativa envió una segunda misiva a la Xunta
DOS AÑOS MÁS TARDE NO SE HA RECIBIDO NINGUNA RESPUESTA...


COMENTARIO
UNA PEQUEÑA PATRIA CONSTRUIDA JUNTO AL MAR

Nadie debería sentirse demasiado orgulloso de su patria, por la sencilla razón de que nadie puede escoger de antemano el lugar donde ha de nacer. Así, independientemente de su voluntad, cualquiera de nosotros podría hoy ser israelí, hutu, palestino, ruso, tutsi, checheno, norteamericano, boliviano o iraní y sentirse profundamente identificado con los valores imperantes en su no escogida nacionalidad. Lo cierto es que, siendo obra del azar, ningún ser humano debería considerar como un especial mérito el hecho de pertenecer a determinada nación o cultura. Pero, si nadie puede escoger el lugar donde ha de nacer, todos podemos escoger –pagando el precio que sea necesario- el lugar donde quisiéramos vivir y morir. Y también somos libres para elegir, dondequiera que estemos, las razones por las cuales queremos vivir y morir.
En la década de los sesenta, dictadura y pobreza obligaron, una vez más, a cientos de miles de gallegos a buscar una vida mejor en otras tierras. Europa occidental fue el nuevo destino y de allí, nadando contra la corriente, nos vino un hombre extraño. Manfred Gnädinger nació en Alemania y tras vivir en Suiza, Francia e Italia, escogió al apartado pueblo de Camelle para erigir el museo en el que centraría la razón de su existencia. No huía de la miseria, sino de la injusticia y la maldad que bien temprano mancillaran su infancia. No buscaba acumular –como es lícito- el dinero que le ayudaría a vivir mejor y asegurarse una digna vejez; sólo anhelaba paz en un sitio al que pudiera amar. Así, durante cuarenta años, una y otra vez, a menudo despreciado e incluso agredido, Man luchó con uñas y dientes por ese pedazo de costa gallega al que él llamaba “mi esposa y mis hijos”. Y en la tercera destrucción de su museo, viejo y enfermo, exhaló el último aliento.

En los negros días del Prestige, muchos gallegos y gentes venidas de otras partes del mundo empeñaron sus fuerzas en la agotadora tarea de retirar el maloliente chapapote que enmerdaba la costa y el alma de estas tierras. También, justo es decirlo, otros nacidos en Galicia les miraban trabajar desde los paseos marítimos o la tele. Y otros gritaban improperios contra un genocidio ecológico que sus impolutas manos desdeñaban combatir. Tal vez así tenía que ser y a nadie juzgaremos por ello, pues el que ayer no actuó mañana puede ser un héroe. Así es nuestra humana naturaleza.
Pero en los días del Prestige, mientras algunos miraban o hablaban, el tartamudo alemán de Camelle, desesperado, defendía con su vida la pequeña patria que él construyera junto al mar. Y decidió morir en –por- el museo al que había consagrado su existencia. Quizá sin pretenderlo, con la loca e ingenua defensa de su personal utopía, Manfred Gnädinger defendía el derecho que todo ser humano tiene a vivir libre de las convenciones y jerarquías sociales, de la ideas impuestas por otros, del inútil afán de acumular bienes y poder, de la insana hipocresía y la efímera vanidad. Nadie amó con más fuerza que él a un pedazo de costa descarnada e inútil. Y luchando hasta la muerte por el puñado de piedras donde palpitaban sus ilusiones, estaba defendiendo a Galicia, su Patria, el lugar que él escogiera para vivir. “Donde esté tu corazón, allí estará tu tesoro” dijo hace mucho tiempo otro loco sublime.
No sólo es patriota quien medra a costa del lugar donde ha nacido. El verdadero patriota reconoce al mundo como su casa, y lo entrega todo por el rincón del planeta en que ha elegido edificar sus sueños.
Manfed murió de tristeza y podredumbre. Todos –absolutamente todos- le dejamos agonizar durante casi un mes, en la triste soledad de su caseta. Absolutamente solo ante el destrozo de su museo, ante el insoportable olor del chapapote, ante la enfermedad que consumía su cuerpo y la depresión que desgarraba su espíritu. Manfred Gnädinger se ahogó ante nuestros ojos, digno y callado, sin que nadie hiciera algo efectivo por salvarlo. Y, una vez muerto –cual carroñeros- algunos intentamos sacar tajada política de su martirio, otros pretendimos exhibir poéticas sensibilidades cantando loas al intransigente anacoreta, varios aspiramos a ganar dinero o crédito profesional fabricando historias sobre su vida. Todos, con Manfred, sin pretenderlo, hemos sido un poco fariseos: sepulcros blanqueados; hermosos por fuera y corruptos por dentro.
Cuatro años después de su muerte y con su propio dinero amén del que la Xunta le quitara a los premios Max del 2002 y otros fondos municipales, se construyó en Camelle una Casa de Cultura dentro de cuyas paredes no es posible encerrar el espíritu de este hombre, libre hasta las últimas consecuencias.
LA CASA DE CULTURA, CUANDO ESTABA EN PROCESO DE CONSTRUCCIÓN
¿Y qué nos dejó este hombre, de valor? Algunos dirán: “nada”. Creo, sinceramente, que el culto y bien informado alemán no empeñó de balde su vida en ese maravilloso rincón de la Costa da Morte. Es posible que su obra visible hoy, apenas unas cuantas piedras y la destartalada caseta que el tiempo y la desidia pronto reducirán a escombros, no sea lo esencial del legado de este radical personaje. Tal vez junto a sus pertenencias estén los folios con los aforismos que durante cuatro décadas escribiera acunado por el silencio, el viento, las piedras y el mar. Tal vez esos aforismos tengan algo que decirnos a los que, sin sosiego, vivimos inmersos en un mundo donde la vanidad es cotidiana dueña del aire y el dinero el único Dios verdadero. A fin de cuentas, escribir lo meditado en soledad ¿no es eso lo que, desde siempre, han hecho esos individuos a los que respetuosamente llamamos filósofos? Aunque, como Diógenes, vivieran en un tonel o, como Bertrand Russell, fueran a la cárcel por pretender nadar contra la corriente.


¡SALVEMOS EL LEGADO DE MAN!

Datos personales